El salón es la estancia más grande de la casa. Con acceso a la terraza principal se disfruta mucho en primavera y verano, pero también en los meses más fríos gracias a la chimenea de leña de hierro forjado situada delante de un sólido muro de sillería. Además de una mesa de comedor de madera, hay un tresillo y dos sillones donde leer, ver la TV o disfrutar de un descanso.